Saltear al contenido principal

Elecciones 2019: el futuro está en nuestras manos.

La Alianza Cambiemos nos deja un escenario marcado por un deterioro salarial y presupuestario inédito en años, que compromete la capacidad de las universidades para garantizar el derecho a la educación superior pública, gratuita y de calidad. Salarios devaluados, obras paralizadas, becas recortadas, programas desmantelados y el sistema científico agonizando en el altar del ajuste. Enormes retrocesos históricos que hubieran sido aún mayores sin las también históricas acciones de resistencia desplegadas por toda la comunidad universitaria en estos años.
 

El discurso oficial refiere al salario y a la educación pública como un gasto y una estructura sobredimensionados, que necesitan ser recortados para equilibrar las cuentas públicas. Pero los recursos destinados cada mes al pago de intereses por LELIQS a los bancos equivalen a 5 millones de salarios mínimos. Hay algo que no cierra. Hay un estado en retirada como garante de derechos para las mayorías; hay un estado garantizando los negocios de un puñado de grandes corporaciones. 

La profunda crisis que atraviesa nuestro país no es otra cosa que la consecuencia previsible de un programa de ajuste contra el trabajo y la producción nacional, en beneficio de los sectores más concentrados y especulativos de la economía. La avanzada contra los derechos laborales, el salario y la educación pública es parte sustantiva de ese programa. 

La recuperación de un proyecto de país con desarrollo e inclusión necesita ubicar a las universidades y al sistema científico en el centro de las políticas públicas. Las elecciones de este año serán decisivas para nuestro futuro. Tenemos la oportunidad de dar vuelta la página y volver a construir un país para todxs. Está en nuestras manos.

Volver arriba
Open chat