Profesores, investigadores, estudiantes, nodocentes, egresados, autoridades y decenas de organizaciones gremiales, sociales y políticas nutrieron la multitudinaria marcha convocada por ADIUC (gremio docente) junto a la FUC (Federación Universitaria de Córdoba)  y la gremial San Martín (nodocentes).

La contundencia de la medida de fuerza que venimos sosteniendo las y los docentes universitarios y la masividad de la movilización -bajo la consigna “La Universidad está en peligro- pusieron de manifiesto el malestar y la indignación de la comunidad universitaria frente un deterioro salarial y presupuestario inédito en años.

Pero también expresan la decisión colectiva de defender la educación superior como un bien público y social y un derecho humano que debe ser garantizado por el estado.

Desde 2016 el sistema universitario padece un deterioro salarial y presupuestario inédito en años. Tras meses de conflicto sin lograr ser escuchados, el gobierno insistió con una oferta salarial del 15%, mientras todas las proyecciones inflacionarias se ubican entre el 32 y 35%. Simultáneamente profundiza las políticas que desfinancian al sistema universitario, a través de recortes y subejecución del presupuesto.

Vamos a sostener la unidad construida para defender, con una voz clara y decidida, el derecho a la educación pública, gratuita y de calidad.