Frente al naufragio de su política económica el gobierno nacional anunció medidas para llevar “un alivio” por seis meses a los sectores más castigados, mientras avanza con los cambios estructurales que insiste en postular como “el único camino posible”. Dicho de otro modo, ante del derrumbe de la economía y la consecuente crisis social y política, el “plan” presentado se resume en patear todo para después de octubre. A partir de allí, de resultar reelecta, la alianza Cambiemos avanzaría “lo más rápido posible por este mismo camino”, según recientes declaraciones del presidente.

La profunda crisis que atraviesa nuestro país no es otra cosa que la consecuencia previsible de un programa de ajuste contra el trabajo y la producción nacional, en beneficio de los sectores más concentrados y especulativos de la economía. La avanzada contra los derechos laborales, el salario y la educación pública es parte sustantiva de ese programa. Cualquier aproximación a los indicadores registrados en estos tres años de gestión muestra una enorme redistribución del ingreso en perjuicio de los sectores populares.

Solo en 2018 se destruyeron 200.000 puestos de trabajo formales. La inflación de los últimos doce meses alcanzó el 54,7%, profundizando el deterioro de los salarios y el incremento de la pobreza. Mientras se multiplica el brutal endeudamiento externo cuyo destino principal es financiar la fuga de capitales e intentar contener el precio del dólar.

En este escenario, crece en todo el país la unidad de los distintos sectores del sindicalismo que estamos decididos a ponerle un freno a este modelo de exclusión y entrega de nuestra soberanía. El próximo martes 30 de abril convocamos al Paro Nacional y Movilización lanzado por el Frente Sindical para el Modelo Nacional, junto a las CTA y al que ya adhirieron unas setenta delegaciones regionales de la CGT.


Córdoba no se arrodilla
30 de abril - Paro Nacional y Movilización
Concentramos a las 10:30hs en 9 de Julio y Cañada